Bomberos de Antofagasta

nuevo logologo cuerpoSon las 10 de la mañana del viernes 2 de abril de 1875. Bajo un hermoso sol otoñal el pujante poblado de Antofagasta, comienza a despertar de su letargo nocturno, cuando de improviso sobreviene la catástrofe.

Una propiedad en calle Prat (en ese entonces La Mar) comienza a arder por sus cuatro costados ante la mirada atónita de vecinos y transeúntes. Atraídos por el espectáculo, los curiosos se reúnen en la polvorienta calle sin saber qué hacer, hasta que algunos toman la iniciativa y comienzan a combatir las llamas.

Luego de horas de trabajo, la muchedumbre logra sofocar la hoguera, pero a un alto costo: decenas de personas heridas y una manzana completa destruida por el incendio.

Este terrible episodio, descrito en las memorias del Cuerpo de Bomberos de Antofagasta, marca el comienzo de la abnegada labor de estos voluntarios en la capital regional.

Esto, porque sólo dos días después del siniestro (el 4 de abril), se funda la Primera Compañía "Bomba Antofagasta", y junto con ella el propio Cuerpo de Bomberos con cerca de 70 voluntarios.

PRIMERAS ARMAS

Antiguos documentos indican que Bomberos inició su labor con apenas un carro porta-escalas, el que era movido de siniestro en siniestro por los mismos voluntarios, además de hachas y baldes.

Recién el año 1882 la Fundición Orchard construyó una bomba para expeler agua, avance al que siguió el primer carro-escala, un rudimentario pero útil artefacto capaz de alzar un bombero a casi 15 metros de altura.

En aquella época los voluntarios luchaban contra el fuego casi con lo que tenían a mano, incluso la tierra era una buena alternativa cuando fallaba el abastecimiento de agua.

Solía vérseles con sus blusas rojas y cinturones de cuero saliendo de los incendios para tomar un poco de aire, tras lo cual volvían a internarse cubriendo su boca con toallas mojadas.

Ya en el siglo pasado las compañías se modernizaron. Llegaron por ejemplo las primeras bombas a motor, como la "Merryweather", los carros "Broackway" y el carro telescópico "Pirsch", una joya que aún se conserva en el cuartel de la Segunda Compañía.

EVOLUCION

Desde esos tiempos la institución ha evolucionado de manera notable, pero siempre manteniendo el ideal bomberil de "servir con abnegación y constancia haciendo el bien por el bien mismo".

Los bomberos de antaño recuerdan que los voluntarios antes eran personas comunes que con gran corazón respondían a las emergencias. Hoy en cambio tenemos un cuerpo profesional, pero igual de valiente y comprometido.

Este compromiso ha quedado de manifiesto en los más grandes desastres que han asolado la ciudad, como el terremoto de 1877, ocasión en que Antofagasta ardió en llamas a consecuencia del fuerte sismo.

El historiador Floreal Recabarren citó también siniestros como el que a mediados del siglo XIX destruyó -en dos ocasiones- la Iglesia Catedral, o el que afectó en los años '50 a la intendencia.

MARIA ELIZABETH

En el recuerdo del investigador está también el gran incendio del Regimiento Esmeralda (1954), y el que hundió al buque María Elizabeth mientras estaba anclado en el puerto (1965).

"Bomberos ha realizado una gran labor en nuestra ciudad, e incluso participaron en hechos históricos. Durante la Guerra del Pacífico el acorazado Huáscar bombardeó varias veces Antofagasta y ellos estuvieron atentos a sofocar incendios y socorrer a los heridos", dijo.

Recabarren destacó también su rol en los complicados momentos de agitación política de fines del siglo XIX, oportunidad en que organizaron guardias montadas para recorrer la ciudad y evitar desmanes.

En 128 años, el Cuerpo de Bomberos de Antofagasta también ha sufrido dolorosas pérdidas. En 1889 tuvo su primer mártir, Cayetano Marletti, de la Segunda Compañía, quien falleció aplastado en un incendio en calle Colón (hoy Balmaceda).

Luego vinieron los casos de Nicolás Soljan, de la Tercera Compañía; Abilio Valdés y Orlando Varas -muertos en 1936 en una colisión Uribe con Latorre- (Sexta Compañía); y Carlos Oyarzún, de la Primera Compañía, muerto en julio de 1994 también en actos de servicio, posteriormente otro primera, Manuel Olivera Jorquera, cayó en acto de servicio, es decir apagando un incendio.

Los valientes voluntarios fueron despedidos con el repicar de las viejas campanas del Cuartel General, las mismas que en un principio eran usadas para llamar a la acción a estos servidores públicos.

Por José Luis Ramírez M.

Orden del Día Nº 35/2014
13 Nov 2014 00:34 - Depto de Prensa Bomberos de AntofagastaOrden del Día Nº 35/2014

Leer Más
ORDEN DEL DIA Nº 34/2014
06 Nov 2014 20:00 - Depto de Prensa Bomberos de Antofagasta

EXP. Nº 9/14 ORD. Nº 541 Cuartel General,  Noviembre 6  de 214.- SEÑOR CAPITAN: Con esta fecha he dictado la siguiente: ORDEN DEL DIA  Nº  34/214

Leer Más
Orden del Día con motivo del 1 de noviembre
31 Oct 2014 13:48 - Depto de Prensa Bomberos de AntofagastaOrden del Día con motivo del 1 de noviembre

Leer Más

Bomberos de Antofagasta, Dirección Sucre 545 - Telèfono 261304 - Correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.